ETT, Empresa de Trabajo Temporal

Páginas de cocineros





No lo necesitas para nada, pero te podrás tirar el pisto de que sabes de cocina.

Tres propuestas: brunoise (cubitos de uno a tres milímetros), concasse (corte del tomate en trocitos uniformes de un centímetro, después de haberlo escaldado y despepitado) y mirepoix (cubos de uno o dos centímetros).

Este último se usa también para designar una mezcla de cebolla y zanahoria a partes iguales cortadas con esa medida.

Si te preguntas por qué todos estos nombres son en francés, respóndete reconociendo que los vecinos de ahí arriba inventaron la alta cocina occidental.

Aprende a pelar naranjas a lo vivo.

Este corte se usa para obtener los gajos de esta fruta limpios de cualquier pellejo.

Es difícil explicarla: lo mejor es que veas este vídeo.

Una fruslería, sí, pero un postre o una ensalada con naranja pelada a lo vivo te distingue inmediatamente como un pro.

No frías en sartén.

Freír es sumergir un alimento en una grasa muy caliente.

Y en una sartén es difícil sumergir nada que no sea muy plano.

Si no tienes una freidora, llena de aceite cazuelas pequeñas, llévalo a la temperatura adecuada (unos 180 grados) sin que humee, y comprueba cómo huevos, patatas o rebozados quedan mucho mejor (y menos grasientos).

Recuerda, eso sí, que debes respetar la norma número 2 de esta lista.

Si te preocupa el ahorro, piensa que si no quemas el aceite y lo filtras después de usarlo con una tela o colador finos, lo podrás utilizar varias veces.

ensalada Seca bien las ensaladas, y después aliña con las manos.

¿Te gusta ponerte ropa interior mojada? Pues para mí esa sensación es equiparable a la de comer una ensalada aguachada porque las verduras no han sido bien escurridas después de lavarlas.

Utiliza un centrifugador y déjalas como si hubieran pasado por la secadora.

Y después utiliza tus manos para aliñarlas, porque así conseguirás que el aderezo impregne cada una de las hojas u otros ingredientes.

Es recomendable haberse lavado las manos previamente, sobre todo si justo antes has ido al baño o te has estado sacando mocos.

Reduce, reduce y reduce.

¿Cómo obtienen los cocineros profesionales sabores tan intensos en sus salsas? Los malos, añadiendo pastillas de caldo, potenciadores u otros aditivos.

Los buenos, practicando la reducción.

Reducir no es más que quitar agua de un fondo o salsa llevándolos a hervor, con el objetivo de espesarlos y concentrarlos.

Dos precauciones.

Primera, que dicho fondo o salsa no tengan mucha sal, porque entonces al reducirlos quedarán como la muera.

Segunda, colar antes de reducir, para que los ingredientes que puedan tener no acaben sobrecocidos.

sartén con hortalizas Pierde el miedo al calor Un chef de verdad no tiene miedo a acercar sus manos al interior de cazuelas y sartenes al fuego.

¿Significa esto que hay un sadomasoquista en el interior de cada cocinero? No exactamente.





Busco trabajo en Málaga en una ETT, o teletrabajo en una ETT de cualquier lugar del mundo.
 


Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs